filosofia

¿Por qué hablar de discapacidad?

  Autor:  Fernanda López Mendiolea

Mujeres con discapacidad: accesibilidad y educación

En el marco del día internacional de la mujer, conmemorado el pasado martes, hacemos una reflexión de la accesibilidad para las mujeres con discapacidad y de algunas mujeres en México y en otras partes del mundo que han logrado superar las barreras sociales y educativas, para convertirse en referencia de éxito y desarrollo profesional.

De acuerdo al Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI), en México hay cinco millones 739 mil 270 personas con discapacidad, el 51.1 por ciento son mujeres, más de la mitad, estudios demuestran que viven una doble discriminación, violencia y son invisibilizadas, por el género y la discapacidad.

Cuando estuve viviendo en España una compañera de la universidad, que también era mexicana, me hizo el comentario “no te has dado cuenta que aquí en Salamanca hay muchas personas con discapacidad”, yo le contesté que no, y que por qué pensaba eso, ella me dijo que siempre que salía veía una persona con ceguera, con síndrome de Down o en silla de ruedas.

Esa plática me hizo estar pendiente de cada persona con discapacidad que veía, y efectivamente, en las calles de Salamanca era muy normal ver circular personas con distintas discapacidades, y me pregunté ¿será que de verdad hay más personas con discapacidad en España?

Inmediatamente pensé, ¡pues claro que no!, vemos en las calles más personas con discapacidad porque todo está preparado para que puedan tener acceso a cualquier sitio, los semáforos tienen estímulos auditivos (para las personas con ceguera), en todos lados hay rampas y espacios para sillas de ruedas, la señalización de todas las calles son muy claras y tienen pictos (para las personas con discapacidad intelectual), y así muchas cosas que me llevaron a darme cuenta que para que realmente se logre una verdadera inclusión de las personas con discapacidad, es indispensable que exista en todos los espacios públicos el Diseño Universal http://www.sidar.org/recur/desdi/usable/dudt.php y acceso a las escuelas regulares, porque, como decía una amiga, “todos tenemos un boleto comprado a la discapacidad”, no sabes en qué momento puedes adquirir una discapacidad o tener un familiar con ella.

Es muy fácil quejarnos de que en México no hay rampas, elevadores, semáforos, ni señalización, que les hagan más fácil la vida a las personas con discapacidad; sin embargo no podemos dejar en manos del gobierno todo lo que tenga que ver con accesibilidad, cada uno de nosotros también somos responsables de que existan tantas barreras en el acceso.

Pregunto, ¿alguna vez has entrado a un baño para personas con discapacidad motora porque todos los demás estaban ocupados y tenías prisa?, ¿te has estacionado en lugares accesibles porque nunca se ocupan?, ¿te has quedado mirando y has hecho comentarios sobre una persona con discapacidad intelectual, porque “pobrecito”?, éstas son pequeñas acciones que limitan a las personas con discapacidad y que para nosotros son actos casi insignificantes, pero hacen la diferencia entre ver en las calles a personas con discapacidad o que se tengan que quedar en su casa porque no les es posible salir.

Les invito a reflexionar sobre qué puedes hacer para ayudar a la inclusión de personas con discapacidad y no se trata solamente de donar dinero o tiempo en una asociación, la idea es que en tu día a día hagas acciones inclusivas como ofrecer tu hombro a una persona con ceguera, sonreírle a una persona con discapacidad intelectual sin juicio, respetar los espacios accesibles y algo muy importante si tienes hijos: no solo aceptar, sino valorar que convivan en la escuela con compañeros con discapacidad.

En este sentido la educación es fundamental para romper barreras y tener una cultura inclusiva, la discapacidad es un tema transversal que permea en todos los aspectos de la sociedad, un primer camino es visibilizarlo, para poder generar estrategias que permitan la inclusión.

Frida Kahlo, fue una mujer con discapacidad, toda su vida vivió las secuelas de un accidente, lo cual no le impidió convertirse en una de las más importantes pintoras de México, como ella, existen otras mujeres, por ejemplo Hellen Keller, Belén García Bellón, locutora de radio en Madrid, que vive con parálisis cerebral infantil; Broke Ellison, egresada de Harvard, Adriana Macías, abogada mexicana y conferencista en el tema de la discapacidad, Gabriela Brimmer, poeta mexicana, que vivió con parálisis cerebral y Angela Bachiller, primera Consejal con síndrome de Down en el mundo.

Gracias a que tuvieron acceso a la educación, de la mano de tutoras o en las escuelas, hoy son ejemplo de que es posible lograr lo que cada persona se propone, cuando se les brindan las mismas oportunidades.

La educación es uno de los caminos, para romper las barreras estructurales y sociales, para lograr la equidad, el respeto a los derechos humanos y brindar las mismas oportunidades para que sean integrantes activos de la sociedad, sin importar su condición.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *